La Mafia de las Micros -Viña del Mar, Chile

Recomendaciones al usar transporte púbico en la Quinta Región, Chile.

Antes de que comiencen a leer la nota, me gustaría aclarar que todo lo que relataré será en base a nuestra experiencia usando el transporte público en esta región de Chile.

La idea de contarles lo que sucede en la Quinta Región surgió una noche durante la cena con la familia que nos hospedó. Ellos nos explicaron y nos ayudaron a entender porque nos parecía tan “curioso” y atípico algunos acontecimientos desafortunados que vivimos al utilizar los colectivos como medio de transporte.

Algunas de las comunas – o ciudades – que conforman la quinta región son: Concón, Viña del Mar, Valparaíso, Quilpué, Vía Alemana. Esta nota se centrará en nuestra odisea recorriendo Concón, Viña y Valparaíso en “las micros” (así las llaman en chile) o en  “bus” (como le dicen los ecuatorianos) o en cole  (como le decimos nosotros los cordobeses) o en “bondi” (como lo llaman los porteños).

Aquí el Trailer de la nota: https://youtu.be/fRvTy1YCUQw

Somos una familia viajera low cost, siempre optamos por utilizar transporte público para movernos dentro y entre ciudades.  Si sos de los nuestros y tenes pensado visitar esta región de Chile, estas en el canal correcto!

Espero no ser la única, pero una de las partes en donde más me demoro y doy vueltas cuando estoy escribiendo una nota es en el título. Sé que este en particular, es algo fuerte, pero surgió así, sin pensarlo mucho. Espero que de esta manera, se entienda un poco más, lo que tengo para contarles.

Según la RAE, entendemos como Mafia a cualquier  grupo organizado que trata de defender sus intereses sin demasiados escrúpulos.

Sin dar más vueltas y tantos preámbulos, nuestra odisea empezó por la velocidad con la que conducía nuestro chofer y el choque intencionado que vivimos frente al Mall Marina. Así, nos recibió Viña del Mar. Llegamos a esta ciudad con el objetivo de ir hasta Concón donde hicimos base para recorrer esta parte de Chile.

En ese momento con Nico nos miramos un poco desconcertados, pero sabiendo que los accidentes son cosas que pueden suceder. Lo raro fue la discusión entre los choferes, la naturalidad de los pasajeros ante esta situación, y la respuesta violenta de una pasajera porque el chofer se había pasado de parada, y NO porque había chocado.

Las micros en esta región se caracterizan por manejar muy fuerte y de manera brusca. Como si estuvieran realizando “carreritas”. Así lo sentíamos, y para  sorpresa nuestra así ES. La carrera consiste en ir más rápido (o en su defecto muuucho más lento de lo normal) que la micro que viene a pocos metros y así ganar más pasajeros. Sinónimo de más boletos vendidos, y por ende más dinero ganado.

El transporte aquí NO es público. Al ser privado, los choferes se esfuerzan por conseguir mayor cantidad de pasajeros. Cobran su sueldo en función de los pasajes vendidos.

Los actores principales de esta mafia son:

  • el sapo: le “sopla” desde la vereda al choffer a que velocidad van las otras micros, para saber así, si le conviene adelantarse o ir más lento para conseguir más pasajeros. El conductor le da algunas monedas por el servicio prestado.  El sapo tiene una hojita en donde va tomando nota sobre los colectivos que ya han pasado y en que tiempo.
  • el loro: le informa a los pasajeros el recorrido que realiza la micro. Es el “enganche” para conseguir vender mas boleto. El conductor también le paga con algunas monedas por el servicio que ofrece.
  • el micrero: es el conductor del colectivo, quien recibe un sueldo muy bajo. Cobran su salario en función de la cantidad de boletos vendidos.

RECOMENDACIONES:

– Al pagar el pasaje, siempre tenes que reclamar el ticket o boleto. Es tu comprobante del seguro en caso de algún accidente.

– Llevar cambio, el pasaje se abona con efectivo. Depende del tramo es el valor del mismo (entre $300 y $500 chilenos).

– No tomar las micros por la noche, cobran el pasaje mucho más caro y no dan ticket. Suelen poner música y excederse en velocidad (más de lo que ya lo hacen habitualmente). Los inspectores de tránsito no EXISTEN a estas horas. Algunos conductores pueden estar alcoholizados o drogados.

Esperamos que le haya sido de utilidad el post. Cuéntenos en los comentarios si ustedes también vivieron alguna circunstancia desafortunada como nos paso a nosotros.

¡Valóra la Nota puntuando las estrellitas! 😉 Gracias!!!